Coward’s great plan: Cachuchinos

La imaginación parece envejecer de forma lineal a  nuestra madurez. Si tienes hijos, es fácil rejuvenecerla: Practica el cachuchino (término acuñado en mi casa que proviene de algo así como “cuentos chinos” de la abuela).

FotoFairyTales_DanMasa-Flickr

Consiste en pedir a tu hijo que te diga dos, o tres personajes, y tú inventar un cuento para él . Practícalo cada noche. No leas. Imagina.

Una vez lo tengas dominado, materializa uno en forma de “libro”. Descubrirás que la lectura para ellos adquiere una nueva dimensión. Y sobre todo habrás puesto en práctica tu imaginación y tu creatividad.

Pero cuidado, es tremendamente adictivo.

Advertisements

A copiar 100 veces!!

Y yo creía que estos métodos habían muerto con la EGB. Pues no… Mi hija ha llegado a casa “castigada”: por olvidar la flauta copiar 100 veces una parrafada (con lo que no podía hacer el truco del doble boli) en la que encima no aparecía la palabra flauta por ningún lado. La volverá a olvidar, evidentemente. 

En ningún momento le cuestioné el “castigo” o la autoridad del docente, pero sí trasladé a quien correspondía mi diferente punto de vista sobre algo que creo carente de objetivo pedagógico o educativo. 

Stencil Mary Poppins-Manuel Faisco_Flirck

Foto de Manuel Faisco. Fuente Flickr. Algunos derechos reservados

Continue reading

El exceso de magia acaba con la magia

La perseverancia de mis hijos puede llegar a calar más hondo que el mejor eslogan publicitario del mundo. Así que acabamos pasando parte de las vacaciones en ese Parque Temático cerca de París que pocos no conocen.

No pretendo hacer una crítica sobre el sitio, porque reconozco la arquitectura y el esfuerzo de todos los trabajadores y actores que recrean de una forma encomiable un ambiente que afuera sólo podemos imaginar gracias a las películas. Pero esa atmósfera mágica que rodea todo, deja de serlo tras un primer día de Agosto allí.

ExcesodeMagia

Foto de Chris Alcoran. Fuente Flickr. Algunos derechos reservados

Las colas interminables me permitieron emplear parte de mi tiempo en otras cosas, como observar las caras de la multitud. Los niños se mostraban exaltados, así que no me resultaban objetivos, pero las expresiones de los adultos eran muy reveladoras: Caras serias, agotadas y sin ese brillo de ilusión que te prometen. ¿Por qué?

Continue reading

Contaminación emocional

Una de las veces que le acompañé al hospital encontré sobre un mostrador una manzana con un cartel: “Tener cáncer es tan natural como esta manzana”. Tenía mis dudas de que fuese “natural”, entre otras cosas porque la propia manzana no lo era y porque cuando le diagnosticaron cáncer unas semanas atrás había pensado: -“Soy adulta y esto es  natural. Está controlado.” Pero me había equivocado. Los primeros días mi sentido común parecía nublarse y me costaba pensar de forma objetiva. Demasiadas variables interviniendo y condicionando la toma de decisiones que antes sí podía tomar de forma incluso inconsciente. Sufría de contaminación emocional. Sólo sé que no era mi yo habitual.

Foto de Ramón. Fuente Flirck. Algunos derechos reservados

Foto de Ramón. Fuente Flickr. Algunos derechos reservados

Continue reading