Los genios no existen

Siempre me ha gustado creer que el Hombre es el resultado de la evolución, más o menos acertada, de algún otro espécimen. Que nuestras ciudades no son innovadoras, porque si visitas Pompeya entiendes que ya se había inventado el modo de vida urbano actual. Y que si me apuras, hasta la bombilla LED no deja de ser más que el resultado de la continua transformación y evolución histórica de aquello que ya se descubrió en la prehistoria gracias al  fuego: la iluminación.

Algunos derechos reservados. Foto de nhuisman (Flickr)

Foto de nhuisman. Fuente Flickr. Algunos derechos reservados

Y es que si nos paramos a reflexionar todo lo que nos rodea es resultado de la mejora continua de algo: nosotros, lo que usamos, nuestro entorno y hasta el medio ambiente. ¿Existen entonces esos genios que de repente parecen inventar algo revolucionario? Diré aunque algunos defensores intenten rebatirme, que Jobs, por ejemplo, no inventó el reproductor de música. Pero mejoró sobremanera esos aparatos que ya habían sido desarrollados y probados anteriormente. Y lo hizo tan endiabladamente bien que hasta mis hijos creerán que realmente fue un genio inventor de la Historia.

He visitado recientemente dos exposiciones dedicadas a sendos “grandes genios de la Historia”: Leonardo da Vinci y Le Corbusier. Ambas me presentaban, más que a genios, la gran capacidad de trabajo y mentes analíticas de ambos. Le Corbusier como todo arquitecto que se precie, había visitado Italia. Allí estudió el Renacimiento y a Leonardo entre muchos otros. Nadie duda que su “Modulor” tiene mucho que ver con el Hombre de Vitrubio de Leonardo, pero pocos saben que sus ideas urbanísticas también fueron inspiradas por ideas de mejora que ya en el siglo XV había plasmado Da Vinci para Florencia. Desde la Escuela de Arquitectura me presentaron a Le Corbusier como un “genio de la arquitectura moderna” pero para mí fue como tantos otros, un trabajador incansable. Lo que le diferenciaba es que él sí analizaba y mejoraba cada uno de los proyectos y conocimientos previos, propios o conocidos. Y es que pensémoslo,

Implementar procesos mejorados resultantes de la genialidad de un pensamiento analítico enfocado a la mejora continua es lo que nos hace destacar realmente.

Así que creo que los genios no existen. Son sólo currantes. Gente que se ha parado a pensar, a analizar y reflexionar, a planificar, a desarrollar y probar. A destinar el tiempo necesario para mejorar en el futuro los resultados de un intento anterior. A hacer eso que llamamos mejora continua.  Creo que muy pocos, y muy pocas Empresas, lo hacen, y por eso quizás los llamamos genios. Pero no deberíamos dejarnos embelesar por esas personalidades, ideas, modelos, que románticamente denominamos así. El Genio sólo existía en la lámpara de Aladino y no era precisamente un hombre al uso, porque el hombre al uso que destaca no es más que aquel que no cesa en su empeño de mejorar de forma continua sus propios logros. Aquel que con una actitud crítica y analítica se autoevalúa, a él y a su entorno, buscando lograr que el siguiente resultado sea mejorado. Así que destina el tiempo necesario a mejorar esos procesos que implementas, porque eso será lo que realmente te de la genialidad y te haga brillar.

Advertisements

2 thoughts on “Los genios no existen

  1. Totalmente de acuerdo Susana si eran genios era por su capacidad. No existe un genio que no realizar un gran sacrificio y tuviera una gran capacidad de trabajo. Añado a tu lista Miguel Angel, ser capaz de pintar como pintó, esculpir como esculpió y construir lo que construyó no fue algo que le cayó del cielo sino que se lo curró el mismo.

    Un abrazo.

    Like

  2. Si entendemos “genio” como aquella persona con capacidad mental extraordinaria para crear o inventar cosas nuevas y admirables, creo que no resta genialidad el hecho de que esas creaciones estén basadas o sean fruto del desarrollo o evolución de otras que ya existían. Ha sido así a lo largo de toda la historia y, a veces, desarrollar y mejorar algo existente puede tener una mayor complejidad incluso que crear algo totalmente nuevo, cosa que por otra parte no suele darse ya que siempre existe alguna referencia (por ejemplo, la naturaleza) de la que se parte.

    En definitiva, creo que sí pueden considerarse genios a quienes han hecho aportaciones sustanciales en su parcela de actividad (técnica, artística, social…) que hayan supuesto un avance o un cambio significativo con lo que existía hasta ese momento. Un ejemplo: en el mundo de la música, del jazz en concreto, hay un antes y un después del disco “Kind of blue” de Miles Davis, que define claramente un punto de inflexión y la aparición de lo que hoy conocemos como “jazz moderno”. Por tanto no es descabellado calificar de genio a este músico, aunque lógicamente no partió de cero sino que bebió e interpretó en su trayectoria inicial el jazz clásico.

    Saludos.

    Like

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s