Los genios no existen

Siempre me ha gustado creer que el Hombre es el resultado de la evolución, más o menos acertada, de algún otro espécimen. Que nuestras ciudades no son innovadoras, porque si visitas Pompeya entiendes que ya se había inventado el modo de vida urbano actual. Y que si me apuras, hasta la bombilla LED no deja de ser más que el resultado de la continua transformación y evolución histórica de aquello que ya se descubrió en la prehistoria gracias al  fuego: la iluminación.

Algunos derechos reservados. Foto de nhuisman (Flickr)

Foto de nhuisman. Fuente Flickr. Algunos derechos reservados

Y es que si nos paramos a reflexionar todo lo que nos rodea es resultado de la mejora continua de algo: nosotros, lo que usamos, nuestro entorno y hasta el medio ambiente. ¿Existen entonces esos genios que de repente parecen inventar algo revolucionario? Diré aunque algunos defensores intenten rebatirme, que Jobs, por ejemplo, no inventó el reproductor de música. Pero mejoró sobremanera esos aparatos que ya habían sido desarrollados y probados anteriormente. Y lo hizo tan endiabladamente bien que hasta mis hijos creerán que realmente fue un genio inventor de la Historia. Continue reading

Advertisements