El final, del verano, llegó… y tú partirás.

Quién hubiera podido imaginarlo a principios de los 80: Teníamos una única cadena de televisión (porque la 2ª pensábamos era la de los raros) e inocentes veíamos las pocas series que emitían con el convencimiento de que sólo los malos la pifiaban o morían… Pero asistimos estupefactos a la muerte de Chanquete. El shock sólo soy capaz de compararlo al sufrido cuando me mataron en Juego de Tronos al primer Starck …

Sin embargo, pienso que el duelo tras aquel episodio nos fue preparando para el fin de la serie, y en su último capítulo pretendían consolarnos con un Pancho que había adquirido una nueva actitud, gracias a las vivencias del verano, para enfrentarse a su vida solo, allí, durante el invierno. Fue la manera de asimilar algo más reconfortados que era verdad: “Verano Azul” se acababa definitivamente.

Algunos derechos reservados. Foto de Blavandmaster (Flickr)

Algunos derechos reservados. Foto de Blavandmaster (Flickr)

Continue reading

¡Corre hija! ¡Corre!!!

Hace unos días asistí a una carrera solidaria en la que mis hijos corrían por primera vez y donde quedaron (lo digo con un orgullo que no cabe aquí) primero y quinta en sus categorías. Para ellos era una meta personal, así que os confieso que se trató como un proyecto en toda regla: definición de objetivos, charlas de motivación, estrategia….

A día de hoy y tras lograr el objetivo, ya sólo confío en que nadie más conserve vídeo alguno de la llegada a meta, en la que unos gritos (en los que no me reconozco) daban el último aliento al tremendo esfuerzo que les estaba suponiendo lograr su objetivo personal.

Fuente: Pixabay. Distribuida bajo licencia Public Domain CC0

Continue reading

Al final, sólo unos pocos valen

Haciendo gala de mi condición femenina, reconozco que envidio un poco esos vestidores imposibles con miles de perchas llenas de color y cientos de pares de zapatos. En superficie, calculo ocupan lo que mi piso… así que puedo decir que quizás mi falta de espacio y mi pragmatismo suelen hacerme recapacitar y pensar que su dueño acabará usando asiduamente, a lo sumo una docena de pares de zapatos y otros tantos trajes. Vamos, que al final sólo unos pocos le valen y los ordena en consecuencia… estoy convencida. El resto, es pura decoración.

Fuente: Pixabay. Distribuida bajo licencia Public Domain CC0

Algo parecido ocurre cuando nos empeñamos en disponer de cientos, miles (si pudiésemos) de plantillas para planificar nuestros proyectos. Porque aparte de las que tenga nuestra Empresa si podemos tener algunas más en nuestra manga, como que nos quedamos más tranquilos… y no me preguntéis por qué.

Continue reading